Como trabajamos

     Nuestro trabajo se basa en el adientramiento en positivo, i en conceptos y pautas naturales que son de fácil y rápido entendimiento, donde no cabe, lógicamente, el uso de la fuerza ni la humillación del perro. Trabajamos conjuntamente con el propietario en su domicilio y en sus lugares habituales de paseo.

001.jpg (35820 bytes)

     La profesión de adiestrador canino ha tenido una importante evolución en la última década en el campo de las técnicas utilizadas y los estudios surgidos sobre etología y conductismo animal.

     El adiestrador antiguo, aquel que no ha evolucionado, ejercía un trabajo intuitivo y basado en la dominancia jerárquica encasillando así su trabajo y la expresión del mismo. De esta manera se obtenía un trabajo mecánico que anulaba las reacciones espontáneas y naturales del perro.

     Este sistema no es malo, hasta hace poco era el único que se utilizaba y hay quien lo sigue utilizando, pero hoy en día podemos utilizar un sistema que se apoya sobre consistentes conceptos de las especialidades de la etología y la

psicología conductista para dar un salto cualitativo en los resultados finales del adiestramiento canino.

     En el perro existen una serie de conductas intuitivas que le vienen “preprogramadas de serie”, es decir, que las tiene en su memoria genética. Otras muchas, en cambio, las tiene que aprender como especie social que es, y esto significa que su formación educativa empieza ya desde muy temprana edad.  


    
Así pues, la formación educativa y social del cachorro empieza desde su llegada a casa, para poco a poco ir construyendo las bases de formación del futuro.

     Igual que ocurre en la educación de los niños, el perro pasa por una serie de etapas de desarrollo y crecimiento (infancia, adolescencia y etapa adulta) en cada una de las cuales vamos construyendo unos conceptos y fijando actitudes, hasta llegar a la disciplina, la exigencia y, finalmente, al autocontrol.

002.jpg (34184 bytes)

www.educacion-canina.com    -   INICIO